• Emisora Comunitaria Dorada Stereo

LA POLICÍA AYUDA AL REENCUENTRO DE 2 HERMANOS QUE NO SE VEÍAN HACE 22 AÑOS


Los hermanos Maestre oriundos del departamento del Cesar, hace 22 años no se veían, ni tenían contacto alguno. La Policía Nacional participó en el milagro de su reencuentro.

Jefferson y Silvio, son nacidos en Valledupar, las circunstancias de la vida hizo que perdieran contacto y tomaran rumbos distintos. Sin embargo Jefferson desde hace 6 años decidió emprender la búsqueda de su hermano, los esfuerzos en su momento fueron infructuosos, las noticias que recibía no eran buenas, aun así tocaba varias puertas de ayuda pero no encontraba respuesta.

Decidió entonces aprovechar las pasadas votaciones, teniendo el nombre completo y número de cédula de su hermano lo digitó en la página web de la Registraduría para saber dónde votaba, el resultado que arrojo fue Chinchiná – Caldas.

Se desplazó hasta la población cafetera con la ilusión de encontrar a su hermano, esperó desde el inicio de las votaciones en el sitio indicado, aun así con el paso de las horas su hermano no llegaba, retorno nuevamente la desilusión para él, fue entonces cuando decidió hasta la estación de policía y contar su historia.

Escuchándolo atentamente, ese mismo día hicieron las gestiones ante las EPS, averiguando en las bases de datos los registros de domicilio y teléfonos, los primeros indicios no coincidían con la información registrada, pese a estas circunstancias no desfallecía la búsqueda.

Con la información obtenida a esta ese momento, y con la certeza que él se encontraba en la zona, la policía a través de las redes internas de comunicación, redes de apoyo, redes sociales, difundió en cada una de las subestaciones de policía la búsqueda de Silvio.

La estrategia dio resultado, una buena noticia se originaba desde la Vereda la Floresta en Chinchiná, allí uno de los administradores de una de las fincas cafeteras, tras ser consultado por uno de los uniformados, decía que conocía a la persona que buscaban y que trabajaba para él.

La alegría y al mismo tiempo la incertidumbre y el nerviosismo invadía a Jefferson, la Policía lo transporto en uno de sus vehículos, en el camino se notaba ansioso. Al llegar al sitio indicado, la satisfacción fue enorme, 22 años de espera finalizaron con un fraternal abrazo.

Tras el reencuentro, ahora los dos hermanos hablan de sus experiencias, Silvio como orgulloso recolector de café y su hermano Jefferson quien labora en el área de la informática en Bogotá.

Esta es una historia de familia, de hermanos, donde la Policía Nacional siente una enorme satisfacción, tras su reencuentro reafirmamos nuestra vocación de servicio ante el país.

Fuente: Policía Nacional.


0 vistas