• Emisora Comunitaria Dorada Stereo

SIN PUBLICO Y SIN GOLES, ASÍ FUE EL CLÁSICO VALLECAUCANO.


En el partido de ida de las semifinales de la Liga Águila, disputado con tribunas vacías, el cuadro escarlata jugó más de media hora con un hombre de más, pero no logró quebrar el 0-0 frente al Deportivo Cali.

Antes de que se cumplieran los quince minutos del segundo tiempo Andrés Felipe Roa, injustamente, recibió la segunda tarjeta amarilla y posterior roja. Deportivo Cali se quedaba con diez hombres en el clásico de ida de las semifinales. América contaba con más de media hora para aprovechar y anotar algún gol que le diera la ventaja de cara al compromiso del próximo domingo. No lo logró.

Hernán Torres decidió poner de entrada a Juan Camilo Hernández, en lugar de Brayan Angulo, y le funcionó en la primera mitad. “El Cucho” contó con oportunidades para abrir el marcador, se mostró participativo del juego. Sin embargo, en la complementaria su rendimiento no fue el mismo.

Jeison Steven Lucumí, por su parte, como es habitual, pidió la pelota todo el tiempo. Este jueves anduvo impreciso y no pudo conectarse con Cristian Martínez Borja, otro de los que poco apareció en el vacío Pascual Guerrero de la capital vallecaucana. “El Gato” Silva, más ganas que condiciones. Con eso, América llegó hasta semifinales y todavía sueña con instalarse en la llave definitiva de la Liga.

Héctor Cardenas, entrenador del Cali, también se fue expulsado tras protestar un saque de banda. Sí, un saque de banda. Deberá sentarse en la tribuna del Palmaseca el próximo domingo, 11 de junio, cuando desde las 5:15 p.m. (hora colombiana) se dispute el compromiso de vuelta y el clásico caleño entregue un rival para la serie de Nacional y Millonarios.

Por ser el de la noche anterior un compromiso de instancias finales, muchos ojos posaron su atención en él. Pero seguramente muchos se adormecieron ante la poca calidad expuesta por ambos, la ausencia de goles y de público. Triste que una contienda de la magnitud evidente se celebre sin hinchas, por las estúpidas acciones de los vándalos que se disfrazan de ellos.

La semifinal está abierta. América, que mira al banco de suplentes y no encuentra soluciones, también empató en cuartos de final 0-0 en la ida, y en Pasto consiguió la clasificación. Cali, por su parte, demostró frente a Medellín su fortaleza como local.

"Ha sido un juego típico de finales donde ningún equipo quiere regalar nada", resume Torres. Es cierto; no obstante, los amantes de la pelota esperamos que el domingo halle las sonrisas que en el Pascual extravió al ser tan mal utilizada.

Fuente: El espectador.com

#ligaaguila #fútbol #clásico

0 vistas