• Emisora Comunitaria Dorada Stereo

LLEGÓ LA MONTAÑA AL TOUR Y NAIRO ESPERA DESCONTAR TIEMPO.


Será el primer final en ascenso, ideal para que el colombiano comience a mejorar en la general.

La edición del Tour de Francia de este año solo tiene tres llegadas en alto, la primera se presentará hoy, en la jornada entre Vittel y La Planche des Belles Filles, de 160,5 kilómetros, lo que hará que los llamados a disputar el título de la carrera se muevan, traten de sacar ventaja y de descontar el tiempo que pierden con el gran favorito: el británico Chris Froome.

Pero a la hora de escuchar que es la primera llegada en alto del Tour, no hay que llamarse a engaños. Una vez termine la fracción de este miércoles, la general no quedará muy perfilada, porque aunque el terreno es duro, no será fácil que uno de los grandes líderes quede descartado, tampoco hay que esperar que se recuperen demasiados segundos. Sin embargo, es un puerto serio, en el que se puede hacer daño y en el que hay que atacar. Si alguno de los candidatos llega mal ubicado a la subida final y pierde muy pronto el contacto con el grupo, podrá pagarlo caro, pero el Tour hasta ahora está comenzando y las fuerzas no es que estén intactas, pero las piernas deberán responder bien. La etapa tiene dos premios de montaña, el primero en el kilómetro 107, en Côte d'Esmoulières, un ascenso de tercera categoría, de solo 2,3 kilómetros de extensión y rampas con promedio de ocho por ciento.

“Creo que es una escalada espectacular, ya que es corta, pero con mucha pendiente. Empieza a hacer calor y en la primera etapa de montaña siempre hay sorpresas”, reconoció el corredor español Alberto Contador. La anterior subida servirá de abrebocas para la que se presentará al final, hacia la meta en La Planche des Belles Filles, muy corta, de 5,9 kilómetros, pero con unas rampas tan duras que determinaron que la organización la haya señalado de primera categoría. El promedio de las rampas es del 8,5 por ciento. La topografía muestra que el ascenso no es largo, es para corredores que tengan capacidad explosiva, y en la que los grandes escaladores como Nairo Quintana, Romain Bardet o Alberto Contador no se sienten bien, porque a ellos les convienen los ascensos largos para lanzar ataques de lejos y devorar a sus rivales, pero hoy pueden hacer daño; la idea de ir descontando segundos y dejando atrás a los demás con algunas diferencias puede cuajar.

“Llega el primer examen en montaña. Los 6 últimos kilómetros de la etapa van a ser muy duros y tendrán el interrogante de ver cómo están las fuerzas de los escaladores. Seguro que en este estreno de montaña habrá algunos que no van a tener piernas”, dijo Eusebio Unzué, director del Movistar Team.

En el primer kilómetro, la subida tiene rampas del 13 por ciento, por lo que será importante que los aspirantes al título lleguen a ese sitio en la parte delantera del grupo, un lote que, muy seguramente, afrontará esa zona a una velocidad alta, con el fin de evitar cortes, de que no se presenten ataques, y en eso son expertos los corredores del Sky. La ubicación será clave. Luego, se encontrarán rampas duras del 11 por ciento. Al final, hay inclinaciones hasta del 20 por ciento, muy difíciles para aguantar el ritmo y en las que se pueden marcar algunas diferencias. Será importante la velocidad con la que se suba, porque de esta dependerá la posibilidad de que se presenten ataques. Es difícil que el ritmo sea el mismo, pues hay rampas complicadas y exigentes en las que no se puede mantener la velocidad que se empleará en los sectores menos complicados.

“Es solo una subida de 6 kilómetros, así que diría que no habrá diferencias enormes, más o menos entre 20 y 30 segundos entre los principales. Pero veamos, la carrera está abierta”, dijo el ciclista del Sky Chris Froome. Sin duda que el recorrido de este año del Tour exige que los escaladores aprovechen su terreno para sacar ventaja, en este caso, son los llamados a sacar segundos entre ellos y a descontarle tiempo a Froome, quien los supera, por el momento. La etapa de hoy será importante para conocer la forma física de los favoritos al título, para saber en qué están. Es seguro que el pelotón se romperá, pues no es un ascenso para grupos grandes, porque la exigencia es alta. Alberto Contador, ciclista español “Froome tratará de sacar más diferencias. Tiene un equipo potentísimo y le gusta hacer diferencias en la primera etapa de montaña”. Esteban Chaves, líder del equipo Orica “Será importante llegar con el mismo tiempo de los primeros o tratar de no perder. Será una subida muy explosiva. Como siempre, saldré a darlo todo”.

Chris Froome, jefe de escuadra del Sky “Es solo una subida de 6 kilómetros, así que diría que no habrá diferencias enormes. Pero veamos, la carrera está abierta”.

Chris Froome ya ganó en 2012

La subida a La Planche des Belles Filles marcará el final de etapa por tercera vez desde el 2012, hoy, en la quinta etapa del Tour.

En ese alto, Chris Froome logró su primera victoria de etapa en la Grande Boucle, en el 2012, en la primera llegada del Tour en la única estación de esquí del Alto Saona. Esta será una motivación extra. “Estoy deseando que llegue la etapa. Tengo muy buenos recuerdos”, anunció.

Fuente: Eltiempo.com

#tourdefrancia #Ciclismo #NairoQuintana

2 vistas