• Emisora Comunitaria Dorada Stereo

Abecé de la de la ley de licencia compartida y flexible


Solo falta la sanción del presidente Iván Duque. Además de introducir nuevos conceptos, se amplía la licencia de paternidad.


En 2016, el Congreso avanzó hacia el reconocimiento de los derechos de las mujeres gestantes al aumentar su licencia de maternidad cuatro semanas más. Es decir, desde enero de 2017, cuando entró en vigencia la ley, cualquier mujer que diera a luz tendría 18 semanas reconocidas por el sistema de salud para cuidar y acompañar a su hijo recién nacido.

Desde la perspectiva de los hombres, desde hace 15 años cuentan con una normativa (Ley María), que les reconoció por primera vez una licencia de paternidad de ocho días. Desde entonces no ha habido ningún avance para comprometer más al padre con el cuidado de los hijos recién nacidos.


Esta diferencia en los tiempos, de acuerdo con las investigadoras Natalia Ramírez y Ana María Tribín, aumenta las brechas laborales de las mujeres durante su edad reproductiva. Es decir, las empresas prefieren contratar a los hombres que a las mujeres porque estos solo se ausentarían ocho días, en caso de ser padres.

Así las cosas, desde 2019 se empezó a tramitar una iniciativa para abordar esta problemática, mejorar los derechos parentales e impulsar la corresponsabilidad entre hombres y mujeres en el cuidado de los hijos, según explicó José Daniel López, coautor del proyecto de la licencia compartida y flexible, que, además, aumenta la licencia de paternidad. Ya aprobada y solo pendiente de la sanción presidencial, este es el abecé de la norma.


Hoy los hombres solo cuentan con ocho días de licencia, una vez nazcan sus hijos. Terminado ese tiempo deben reintegrarse al trabajo. El proyecto incrementa esa licencia a cinco semanas, que se reconocerán de manera gradual.


Como es gradual, los padres no gozarán de inmediato de estas cinco semanas. Una vez sancionada la ley, inmediatamente pasarán de tener de ocho días a dos semanas. Las otras semanas restantes se otorgarán conforme a la disminución del desempleo estructural. Es decir, a partir de 2022 se analizarán los índices y, si estos se reducen en al menos un punto, se reconoce una semana más. Si no hay reducción, ese año no hay aumento de semanas. Pero si hay reducción anual y sostenida del desempleo estructural de 2022 a 2024, para ese año los hombres por fin contarán con sus cinco semanas de licencia.


Como bien lo dice su nombre, es una figura que permite que, tras común acuerdo, la madre compartirá tiempo de su licencia con el padre para reintegrarse antes al trabajo y permitirle a su pareja compartir más con el bebé. Sin embargo, como fue aprobado el proyecto, esta modalidad tiene unas condiciones para apelar a su beneficio. Las mujeres pueden ceder hasta un máximo de seis semanas a su pareja, una vez terminen sus primeras 12 de licencia. En otras palabras, el padre no puede estar en licencia compartida de seis, cinco o las semanas que le cedió su pareja a la vez que la mujer está en sus primeras semanas de licencia. También, para poder acceder a esta, no puede haber antecedentes de violencia doméstica.


Tomado: El Espectador.com

7 visualizaciones0 comentarios