• Emisora Comunitaria Dorada Stereo

El fantasma del desabastecimiento comienza a volverse real



Desde que se inició el paro han dejado de entrar a Cali 10.000 toneladas de alimentos, mientras que continúa el represamiento de casi 600.000 toneladas desde y hacia el Valle del Cauca. Hay problemas para conseguir combustibles en esa zona del país, así como en otros departamentos.


Desde que el pasado miércoles 28 de abril se iniciaron las movilizaciones en Cali, ningún día es similar al anterior. Con el paso de las horas se incrementa el número de barricadas instaladas en diferentes puntos de la ciudad y movilizarse en carro o moto sin encontrarse alguna es casi una utopía.

Cali es por estos días una ciudad que está fraccionada.


La situación es similar hacia las afueras de la capital del Valle del Cauca. Salir de la ciudad vía terrestre por el norte, sur, oriente u occidente, sin la autorización de los líderes de las barricadas es imposible. Esta particularidad empieza a generar desabastecimiento de alimentos, gas y gasolina.

Cecilia Awakon, directora ejecutiva de la Asociación de Distribuidores de Gasolina y otros Derivados del Petróleo (Sodicom), señaló que aunque desde el lunes hay problemas para reabastecer las estaciones de servicio, “desde ayer no hay combustible en Cali ni en el resto del Valle del Cauca”, dice.

El combustible que abastece la ciudad está represado en la planta ubicada en el corregimiento de Mulaló, en el municipio de Yumbo. Estas plantas abastecen a Cali, el sur del Valle, todo el departamento del Cauca y el departamento de Nariño”, explica Awakon.

Según el Ministerio de Minas y Energía, “la situación de orden público no ha permitido que se realice el abastecimiento desde las plantas de Mulaló y Yumbo, sin embargo, todos los agentes de la cadena están listos para, cuando las condiciones de bloqueos y protestas en las vías lo permitan, hacer el traslado de los combustibles para abastecer al Valle del Cauca y Cauca”.

A su vez, Juan Carlos Vélez, presidente de Fendipetróleo, que agrupa a unas 2.600 estaciones de servicio a escala nacional, indicó que en todo el país el abastecimiento de gasolina se ha visto afectado en un 30 %. Los mayores inconvenientes se han visto en Risaralda, Quindío, Valle, Cauca, Nariño, Putumayo, Huila, Tolima, Cundinamarca, Boyacá, Meta y Casanare.

De acuerdo con Awakon, “aquí necesitamos urgentemente revisar qué va a pasar con el tema de orden público. Necesitamos tener una garantía para poder reanudar el abastecimiento y recuperar las vías de acceso a las plantas”.

Sobre la situación de seguridad alrededor de las plantas, la funcionaria advierte: “Hay manifestantes afuera de las mismas. Ha habido acompañamiento en algunos momentos y lugares de la Fuerza Pública. Sin embargo, el tema de orden público hace que todo se modifique en cualquier momento”.


Hay otra dificultad que tiene que ver con un pedazo de la torta de los puestos de trabajo que dependen del combustible y que están en riesgo por cuenta de los bloqueos. “En el Valle del Cauca hay más de 5.000 empleos que dependen de esta actividad, mientras que en el Cauca son más de 1.500. Todos esos puestos están en riesgo si no se resuelve pronto la situación”.

Por su parte, el coordinador de información de precios y mercados de la Central de Abastos del Valle del Cauca (Cavasa), Óliver Medina, dice que desde el inicio del paro se han dejado de comercializar un aproximado de 4.000 toneladas de alimentos entre cárnicos, granos procesados, leche y productos perecederos.

“En estos momentos la capital del Valle y en todos los municipios de la región ya hay síntomas de desabastecimiento. La solicitud es que se desbloqueen las vías que conducen a la central de abastos y las diferentes regiones del Valle del Cauca, porque en este momento hay desabastecimiento en la mayoría de los municipios”


Tomado: El Espectador.com

0 vistas0 comentarios