• Emisora Comunitaria Dorada Stereo

El grupo de investigación que quiere evitar próximas pandemias


Un equipo de expertos convocados por la Universidad de Harvard investiga para diseñar políticas e inversiones que aborden la raíz de la propagación de enfermedades como el coronavirus


Cada año, la Organización Mundial de la Salud publica una lista de diez amenazas para la salud pública mundial. En 2019, el sexto ítem en la lista era la diseminación de patógenos con efectos adversos para la salud humana y el segundo era el temor a una pandemia de influenza.

Justo el 1° de enero de 2020, en China se anunció la identificación de un virus respiratorio bautizado como el Sars-Cov-2, que desató la pandemia actual. Y como la del coronavirus, hay quienes dicen que vendrán más.


Según las estimaciones de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Harvard, y debido a nuestra relación rota con la naturaleza, estos eventos ya están sucediendo con mayor frecuencia: se informaron más de 335 brotes de enfermedades infecciosas emergentes en todo el mundo entre 1940 y 2004, más de 50 por década.

La tasa de brotes está aumentando y es más probable que estos se conviertan en epidemias y pandemias en los próximos años debido a nuestro mundo altamente interconectado. Lo que es aún más preocupante es que, si bien nuestra situación actual es terrible, podría haber sido mucho peor. El COVID-19 es altamente transmisible pero tiene una tasa de mortalidad mucho menor en comparación con otros virus (por ejemplo, el Nipah tiene una tasa de mortalidad entre el 40 y el 75 %).

En otras palabras, el próximo virus con que nos topemos podría ser altamente transmisible y altamente virulento (o no) lo que generaría una amenaza, existencial inmediata para gran parte de la humanidad.

En todo caso, habrá que prepararnos para evitarlo. Por eso, a principios de este mes nació el grupo Preventing Pandemics at the Source, de seis expertos convocados por la escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard y el Harvard Global Health Institute (HGHI). Durante su investigación, identificarán las formas más efectivas de prevenir nuevas enfermedades infecciosas que tengan origen animal.


De acuerdo con Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), y quien fue invitado por la Universidad de Harvard a participar del proyecto, “la idea es ayudar a la universidad a determinar los actores que pueden desatar una pandemia, hacer una caracterización de cómo ‘salta’ un patógeno de un animal a un ser humano, y qué roles juegan factores como la deforestación, la agricultura industrial y los mercados de animales silvestres, entre otros.


“La gran contribución de estos grupos de rastreo es que se harán recomendaciones para evaluar la evidencia y minimizar esos saltos de virus de animales a humanos. La influencia, la rabia, la gripe española, el MERS en Oriente Medio, todas son enfermedades zoonóticas y su origen han sido las ratas, los camellos y otros animales. Decir cómo podemos evitar que las pandemias ocurran es nuestra tarea”, dice Espinal, quien lleva casi dos décadas estudiando enfermedades transmisibles como el zika, el ébola y el coronavirus.

“La narrativa actual sobre la prevención de una pandemia se inclina en gran medida hacia la preparación, la contención y las vacunas del sistema de salud. Esto supone que lo mejor que podemos hacer es evitar que una enfermedad se propague una vez que surge, pero la evidencia muestra que nuestras mejores formas de prevención evitan que estos virus se propaguen a los humanos en primer lugar”, dice el doctor Aaron Bernstein, director del grupo Preventing Pandemics at the Source.


Tomado: El Espectador.com

2 visualizaciones0 comentarios