• Emisora Comunitaria Dorada Stereo

El primer tratamiento antiviral que reduce el riesgo de muerte en pacientes con COVID-19 grave


Una combinación de dos medicamentos desarrollada por la empresa Regeneron es el primer antiviral en salvar vidas de pacientes hospitalizados con la enfermedad grave.


En medio del difícil panorama que se ha vivido por la epidemia en las últimas semanas, hay una buena noticia. Los líderes del RECOVERY, el ensayo clínico internacional más grande del mundo para identificar tratamientos útiles para quienes están hospitalizados por COVID-19, acaban de hacer un anuncio esperanzador: hay un antiviral que reduce el riesgo de muerte en pacientes con la enfermedad grave.


Conocido en Estados Unidos como REGEN-COV, este tratamiento, desarrollado por la empresa Regeneron, utiliza una combinación de dos anticuerpos monoclonales (casirivimab e imdevimab) que neutralizan la capacidad del virus para infectar a las células. Se administran juntos, de manera intravenosa, en una sola dosis. (Lea Amplían tiempo de segunda dosis de Pfizer en Colombia de tres semanas a tres meses)


“Estudios previos en pacientes con COVID-19 no hospitalizados han demostrado que el tratamiento reduce la carga viral, acorta el tiempo hasta la resolución de los síntomas y reduce significativamente el riesgo de hospitalización o muerte”, señalan en el portal de RECOVERY.


De acuerdo con el boletín en el que comunicaron la noticia, tras llevar a cabo un ensayo en pacientes hospitalizados, la evidencia preliminar sugiere que hay un beneficio clínico “en pacientes que no habían montado una respuesta de anticuerpos natural propia cuando ingresaron al ensayo”.

“RECOVERY es el primer ensayo lo suficientemente grande como para determinar definitivamente si este tratamiento reduce la mortalidad en pacientes hospitalizados con COVID-19 grave”, señalan más adelante.

En términos un poco más detallados, entre septiembre de 2020 y mayo de 2021 9.785 pacientes que habían sido hospitalizados con COVID-19 fueron seleccionados al azar para recibir el REGEN-COV o las terapias usuales. Un tercio de ellos no habían generado una respuesta inmune natural, la mitad sí la había desarrollado y una sexta parte tenía un estado serológico no conocido.

“Entre los pacientes que solo recibieron la atención habitual, la mortalidad a los 28 días fue dos veces mayor en los que eran seronegativos (30%) frente a los que eran seropositivos (15%) al ingresar al estudio. El seguimiento está completo para el 99% de los participantes y hoy se anuncian los resultados preliminares”, apuntan en la página de RECOVERY.


Tomado: El Espectador.com

0 visualizaciones0 comentarios