• Emisora Comunitaria Dorada Stereo

Es oficial: Claudia Blum sale de la Cancillería


Desde hace varios meses se hablaba sobre una salida de la canciller. Al parecer, la errada respuesta de la ministra frente a los reclamos internacionales por los abusos policiales durante las manifestaciones en el país aceleró su renuncia. Se quedaría en el cargo la vicecanciller, Adriana Mejía.


Después de una semana de rumores, se confirmó: la canciller, Claudia Blum, deja su cargo. Las presiones para que saliera del Ministerio de Relaciones Exteriores ya se hicieron imposibles y la canciller, que seguía cumpliendo la agenda, y según la oficina de comunicaciones del Ministerio, “no tenía contemplado irse”, terminó enviando su carta de renuncia.

“Le expreso mi gratitud enorme por la confianza que me otorgó al haberme nombrado ene sta importante Cartera, en la que trabajé con dedicación y entrega para promover y defender los principios y valores de la democracia, la legalidad, la equidad, y el emprendimiento en la política exterior de Colombia”, se lee en su carta de renuncia.


Las críticas a su gestión aumentaron en los últimos días, por cuenta de las respuestas de la Cancillería frente a las preocupaciones internacionales por la violación de derechos humanos y el exceso de violencia durante las protestas en el país. La canciller se mostró poco receptiva con los llamados de la comunidad internacional.

Sin embargo, desde hacía mucho tiempo, varios sectores políticos pedían su renuncia. En febrero de este año se comenzó a rumorar que la canciller, Claudia Blum, dejaría su cargo en el ministerio de Relaciones Exteriores. Entonces le dijo a este diario que su salida era un rumor sin fundamento. “Estoy ciento por ciento comprometida con mis funciones, y trabajando con dedicación para impulsar la política exterior del presidente Iván Duque en defensa de nuestros intereses nacionales”, explicó a este diario.


El año pasado, en plena pandemia, también se susurraba en los pasillos de la Casa de Nariño, que Blum estaba con un pie afuera del Ministerio, pues era una canciller que no estaba en los escenarios internacionales claves para el país y tampoco en las entrañas de la diplomacia colombiana.

Adam Isacson, de la Oficina de Washington para Latinoamérica, considera que la gestión frente al paro nacional de Blum no fue buena. “Claudia Blum tuvo la tarea imposible de tratar de defender lo indefendible ante la comunidad internacional. En medio de las oleadas de noticias sobre las atrocidades cometidas por la fuerza pública colombiana, los tuits y las declaraciones que emanan de la Cancillería y de sus embajadas apenas han recibido atención. Mientras algunos diplomáticos individuales se esfuerzan por vender la versión del uribismo, la diplomacia colombiana en su conjunto parece ir a la deriva y responder con lentitud”.


Tomado: El Espectador.com

0 vistas0 comentarios