• Emisora Comunitaria Dorada Stereo

Francia Márquez pide “acción urgente” de la ONU ante violencia contra líderes en Colombia


La precandidata presidencial hizo un enérgico llamado al Consejo de Seguridad de ese organismo internacional. Dice que el Estado hace parte del problema.


En una nueva acción internacional, la lideresa social y precandidata presidencial Francia Márquez envió el martes una carta al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en la que pide una atención y acción urgente “frente a las graves situaciones que vienen poniendo en riesgo la concreción de una paz estable y duradera en nuestro país”.

Márquez recordó episodios recientes de asesinatos de líderes sociales y políticos, como el de Francisco Giacometto o el de la gobernadora indígena Sandra Liliana Peña para sumarse, nuevamente, a los mensajes de indignación y rechazo por la violencia en Colombia y los llamados de atención por la implementación expedita del Acuerdo de Paz.

Para la lideresa, las alertas sobre la implementación se hacen “no sólo por la evidente y dramática falla en la generación de garantías eficaces para la vida de las y los líderes sociales, defensores/as de derechos humanos y excombatientes firmantes, sino por la falta de voluntad del gobierno de Colombia para su cumplimiento integral”.


Denunció que las comunidades en las regiones más apartadas del país viven en medio de la pandemia y del derramamiento de sangre, “generando devastación colectiva con los hechos de desmembramiento y tortura de los cuerpos, el desplazamiento forzado y el horror de la muerte a gran escala como parte de su angustiosa cotidianidad”.

Por otra parte, manifestó sentir impotencia al ver que las comunidades racializadas y empobrecidas no cuenten con oportunidades para fomentar su propio desarrollo económico de manera justa y equitativa. “Ya no sabe de dónde le vienen las balas (…) pues, al tiempo que soportan condiciones similares a los días de la esclavitud, deben resistir la presencia de actores armados que imponen su voluntad y atentan contra todos los principios básicos para la vida digna”.

En ese sentido, manifestó que el Estado colombiano sigue siendo parte del problema de la violencia al defender, por ejemplo, el uso del glifosato para combatir los cultivos de uso ilícito, aunque el químico pueda traer consecuencias para la salud pública, la soberanía alimentaria y la integridad de los territorios.

“Al hacer prevalecer esta medida de alto impacto frente a otras políticas antidrogas que, como la regularización y la legalización, resultan más oportunas y necesarias en la actualidad, el Estado colombiano evidencia su atraso frente a las tendencias internacionales que promueven cambios drásticos en la lucha contra las drogas y que buscan generar condiciones materiales y productivas efectivas, en vez de campañas de estigmatización, frente a las poblaciones que se ven involucradas en las redes de narcotráfico”


Tomado: El Espectador.com

1 vista0 comentarios