• Emisora Comunitaria Dorada Stereo

Hace 60 años llegó por primera vez un humano al espacio


Este 12 de abril se cumplen 60 años desde que el cosmonauta soviético, Yuri Gagarin, se convirtió en el primer humano que viajó al espacio, uno de los hitos de la carrera espacial.


En conmemoración de los 108 minutos de sobrevuelo orbital del cosmonauta soviético, Yuri Gagarin, a bordo de la nave Vostok 1, en 1961, se celebra el Día Internacional de los Vuelos Espaciales Tripulados. Se trató del primer humano que viajó al espacio. Un hito en la carrera espacial.

Gagarin era hijo de un carpintero y una campesina que sufrieron la ocupación nazi y recibió formación como obrero metalúrgico antes de convertirse en piloto. Por eso encarna el héroe popular. Fue elegido para esta misión por el responsable del programa espacial soviético, Serguéi Koroliov, por su experiencia como piloto de caza a reacción.


Teniendo en cuenta las características y capacidades de la tecnología espacial, eran necesarios candidatos específicos: profesionales absolutamente sanos y disciplinados, que tuvieran unos 30 años, midieran no más de 1′70 metros y pesaran entre 68-70 kilos.

Según apunta la agencia rusa RIA Novosti, nueve meses antes del legendario vuelo, los seis mejores pilotos soviéticos se reunieron con Koroliov que les mostró la primera nave espacial y preguntó quién quería conocer la cabina, un ofrecimiento al que respondió Gagarin, quitándose los zapatos y subiendo la escotilla.

Gagarin era el candidato ideal -que finalmente fue aprobado- para realizar el primer vuelo del hombre al espacio y cambiar la historia universal. Poco antes del viaje, Gagarin escribió una carta a su mujer, Valentina, sobre su esperado vuelo. “¿Puedo soñar con algo más? ¡Es historia, es una nueva era! Dentro de un día despega mi vuelo. Creo en la técnica completamente. No debe fallar. Pero a veces pasa que un hombre se cae en el lugar más inesperado y se rompe el cuello. Aquí también puede suceder algo. Pero no lo creo. Si pasa algo, te pido, Valiusha, que no mueras de dolor”, decía la misiva.


Tomado: El Espectador.com

0 vistas0 comentarios