• Emisora Comunitaria Dorada Stereo

Las amenazas a docentes que tienen en riesgo la labor en zonas posconflicto.


Aproximadamente 1.000 docentes de Antioquia y Córdoba, que ganaron concurso para trabajar en municipios PDET, tienen miedo de llegar a los territorios, pues están amenazados por grupos ilegales.


Uno de los grandes retos del Acuerdo de Paz entre las antiguas Farc y el Gobierno Nacional ha sido su implementación. En el marco de los Planes de Desarrollo con Enfoque Étnico y Territorial (PDET), por ejemplo, nació un concurso de méritos para seleccionar a cerca de 6.000 docentes interesados en trabajar en zonas afectadas por el conflicto. En Antioquia y Córdoba fueron seleccionados 1.733 maestros, entre docentes y directivos docentes. Sin embargo, parte de esa población hoy está siendo blanco de amenazas por parte de grupos armados ilegales.


Las amenazas tienen un común denominador: se difunden por medio de un panfleto y aparecen firmadas por presuntos miembros de las disidencias de las Farc. En el caso puntual de Antioquia, el riesgo se agudiza en Ituango, donde oficialmente la Secretaría de Educación de ese departamento confirmó las intimidaciones de las que son víctimas los más de 120 nuevos docentes que fueron seleccionados para las plazas de la zona rural. En un principio, las amenazas fueron hechas de manera general. Sin embargo, a medida que los maestros llegan al territorio las amenazas se están individualizando.

Luz Aída Rendón, subsecretaria de Educación de Antioquia, explica que para atender esta situación está el comité de amenazas -conformado por la Defensoría del Pueblo, la Policía, la Unidad Nacional de Protección, la Asociación de Institutores de Antioquia y la Secretaría de Educación-, donde se exponen los casos puntuales de amenazas. “Nosotros elevamos 48 casos de amenazas a docentes, pero de esa cifra solo acogieron a seis profesores, porque eran los únicos que tenían amenazas directas. Los seis docentes serán trasladados para zonas posconflicto, pues ellos se presentaron fue para eso y deben pasar un período de prueba de tres meses en el territorio”, detalla Rendón.


Tomado: El Espectador.com

0 vistas0 comentarios