• Emisora Comunitaria Dorada Stereo

Pérdida de bosque se incrementó 18 % en el mundo en el 2020


En total, los incendios y la tala de árboles destruyeron 4,2 millones de hectáreas.


La pandemia no da tregua a la deforestación: el año pasado se perdió una superficie equivalente a la de Holanda en bosques vírgenes tropicales, con Brasil a la cabeza de una lista en la que Bolivia escaló al tercer puesto.


En total, los incendios y la tala de árboles destruyeron 4,2 millones de hectáreas de bosques tropicales primarios, un alza de 12% respecto a 2019, según el informe anual Global Forest Watch, divulgado el miércoles por el World Resources Institute (WRI).


Esta pérdida se tradujo en 2,64 gigatoneladas de emisiones de CO2, equivalentes a las emisiones anuales de 570 millones de autos, más del doble de los que hay en circulación en Estados Unidos. Teniendo en cuenta el conjunto de bosques y plantaciones de los trópicos, el año pasado desapareció una superficie total de 12,2 millones de hectáreas.


Esta destrucción se debe principalmente a la agricultura, pero también a los incendios provocados por las olas de calor y las sequías en países como Brasil, Australia y Siberia, según el informe, que se basa en datos obtenidos mediante satélites. Estos datos muestran una "emergencia climática, una crisis de biodiversidad, un desastre humanitario y una pérdida de oportunidades económicas", alertó Frances Seymour, del WRI, con sede en Washington.(También: 'Pueblos indígenas, los mejores protectores del bosque': la ONU)


Brasil concentró más de un tercio de la superficie de bosques vírgenes destruidos -1,7 millones de hectáreas (+25% anual)-, y mientras en 2019 los incendios se registraron sobre todo en zonas ya arrasadas del Amazonía, en 2020 "los fuegos provocados por el hombre abarcaron también zonas forestales, puesto que se propagaron debido a las sequías".


Solo en la región amazónica, el alza anual de deforestación fue de 15%. Estudios recientes mostraron que la deforestación en la cuenca del Amazonas podría acabar suscitando un nuevo régimen climático, convirtiendo en sabana los bosques tropicales de la región.


El gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro, en el poder desde 2019, es objeto de críticas por su gestión medioambiental y su política de favorecer la actividad de la industria minera y agropecuaria en las zonas forestales.


Tomado: El Tiempo.com

2 vistas0 comentarios