• Emisora Comunitaria Dorada Stereo

Willie Colón está grave, pero estable tras fuerte accidente de tránsito en EE.UU.



Por medio de un comunicado publicado en la cuenta de Twitter del músico se informó que las lesiones incluyen conmoción cerebral, laceraciones en el cuero cabelludo y fracturas en su vertebra cervical. Julia May Craig, esposa del músico, ya fue dada de alta.


El legendario músico e interprete Willie Colón y su esposa Julia May Craig, sufrieron un aparatoso accidente de tránsito el pasado martes 20 de abril a las 4:00 p.m. en la región de Outer Banks, en el estado de Carolina del Norte, Estados Unidos. Sin embargo, solo fue hasta este domingo que se informó en la cuenta de Twitter del artista sobre el estado de salud de los involucrados en el accidente.

“Colón requirió transporte al Hospital General Sentara Norfolk, un centro de trauma de nivel uno, en Norfolk, Virginia. Las lesiones incluyeron conmoción cerebral, laceraciones en el cuello cabelludo que requirieron 16 grapas y fracturas en su vértebra cervical C1″, dice el documento. El artista será trasladado por su equipo médico a NY Presbyteruam.

El matrimonio tuvo que ser sacado del vehículo por los equipos de asistencia debido al estado en el que había quedado tras el accidente y el artista fue trasladado al hospital de Sentara Norfolk.


En plena calle del Bronx, Nueva York, un joven menor de 20 años llamado Willie Colón tocaba trompeta con un grupo de músicos. También había clarinete y congas. La policía llegaba a quitarles los instrumentos por “perturbar la paz”. Pero ellos volvían al día siguiente. La música era desobediencia civil. La salsa era revolución. Los latinos inmigrantes o hijos de inmigrantes, como Colón, se encontraban a través del baile.

No era pura sabrosura. La letra también estaba inspirada en el desarraigo y en la discriminación de un pueblo que era minoría en Estados Unidos. La salsa era un concepto y no un ritmo, como tantas veces ha dicho Willie Colón, porque en ella también había calypso, samba, bossa, son cubano, cumbia, jazz.


Tomado: El Espectador.com

0 vistas0 comentarios